Sobre mí

¿Quieres conocerme mejor?

 ¿Quién soy?

Me llamo Julián Mabanag Agacid, 38 años, felizmente casado y con dos hijos.

Licenciado en Marketing y Diplomado en Ciencias Empresariales. Al finalizar la carrera, comencé como becario en Casbega (embotelladora de Coca Cola) y después de 3 meses en prácticas, pasé a formar parte de La Fabrica de Ilusiones como Gestor de Grandes Cuentas en Horeca. Tras 7 años vistiendo de rojo, tengo la oportunidad de cogerme una excedencia y probar cosas nuevas.

Por lo que llegamos a la actualidad, donde soy colaborador e inversor de una pequeña-gran cadena de pizzerías. Gracias a ello he podido encontrar el equilibro entre familia, pasión y trabajo.

Locura de crear un blog

Desde que tengo uso de razón, siempre recuerdo estar escuchando música (Thriller y Bad de Michael Jackson, fueron cassettes quemados en el Walkman). A día de hoy, sigo e intento conocer nuevos artistas, pero como os podéis imaginar, siempre tiro hacia el rock-metal y sus derivados.

Lamentablemente, el género por el que sigues este blog tiene un público minoritario. Entiendo que para esta industria es mucho más rentable las Boy/GirlBands, los cantantes karaokes o el top de estos tiempos, el regaeton.

He aquí la razón del blog. Dado que no hay emisoras de radio o medios que promocionen este estilo musical, el propósito de Mabanag es compartir grupos nuevos o veteranos.

Influencias musicales

Sin dudarlo, mis tres grandes influencias han sido: Metallica, Guns ‘n’ Roses y Pantera, así como sus lead guitars, Kirk Hammett, Slash y Dimebag Darrell, respectivamente.

Para finales de los 90, llegó Korn con sus guitarras de 7 cuerdas, un momento importante a la hora de componer. Los riffs podían ser más simples y no hacía falta hacer solos en todas las canciones (digamos que no soy un shreeder o virtuoso de la guitarra).

En 2004, Alter Bridge y su guitarrista principal, Mark Tremonti, hicieron que dejara a un lado el llamado Nu-Metal y volviera de nuevo a mis inicios, eso sí, con un toque más moderno.

 

Inicios en la música

Con 10 años comencé a dar clases de piano, pero al cabo de los meses lo dejé, tanto solfeo me quitó las ganas de aprender.

A los 11 años y gracias a mis grandes influencias, empecé a dar clase de guitarra… ¡Clásica! ¡Nunca con eléctrica!

Al cumplir los 12 años, me regalaron mi primera guitarra eléctrica. Ese mismo verano, comencé con mi primer grupo de música: Nomadic.

Entre los 21 y 27 años, tuve “la crisis del músico”, es decir, dejé de tocar totalmente.

Finalmente, con 28 años y cuando salía de visitar a un cliente, me encontré con una tienda de guitarras y decidí entrar para recordar viejos tiempos. Nada más abrir la puerta, se volvió a encender la pasión por este instrumento. Desde aquel entonces, no he parado de tocar y querer crecer como músico.

¿Qué equipo suelo utilizar?

Durante todos estos años y “gracias” a mi G.A.S. (Guitar Acquisition Syndrome o Síndrome de Adquisición de Guitarras), tengo la suerte de haber encontrado mi sonido.

En guitarras, soy un enamorado de Paul Reed Smith con corte singlecut, en concreto el modelo Tremonti (aunque nunca digo que no a una PRS).

En amplis, Diezel es mi marca favorita, el VH4 cuando me siento clásico y el Herbert cuanto necesito un sonido más afilado.

En efectos, opto por la sencillez: afinador, wah, delay, puerta de ruido y… ¡A tocar!

No obstante, cuando estoy en casa tiro de procesadores digitales. En Kemper he encontrado mi perfecto aliado, el que mejor suena para mis oídos, increíblemente realista, intuitivo y el más fácil de usar (plug and play).